lunes, 24 de enero de 2011

DESDE EL POLO NORTE CON AMOR: Parte 4 (del 5 al 1)


OWEN PALLETT
HEARTLAND
(Domino)
Ópera Pop



Al Sr. Owen Pallett lo conocíamos anteriormente por su seudónimo de Final Fantasy. Quién le iba a decir que Hironobu Sakaguchi, creador de su reverenciado videojuego, le interpondría una demanda por derechos de autor y se viese obligado a adoptar su nombre a la hora de lanzar su último y flamante álbum 'Heartland'. ¡Qué cosas tiene la vida!

Bueno, este percance desde luego no ha afectado lo más mínimo a Owen , que ha conseguido reunir su mejor disco hasta la fecha, a saber, una seudo ópera pop barroca, a medio camino entre la música de cámara, el folk electrónico y una soundtrack imaginaria de una película de Dungeons & Dragons. Vamos, lo que lleva intentado sacar Patrick Wolf toda su carrera pero que aún no ha conseguido y puede que no consiga jamás.

Pese a la grandilocuencia de la propuesta y a los excesos que se permite constantemente en alguna de sus composiciones, estamos ante un disco de una belleza incomparable, creado por un música, violinista y productor de los que no abundan.

LO MEJOR: Desprende belleza por los cuatro costados.

LO PEOR: En cada nota hay mucho almíbar, así que si no te gustan los dulces esto empalaga que no veas.

UNA CANCIÓN: "Lewis Takes Off His Shirt"









FOREST SWORD
DAGGER PATHS
(Olde English Spelling Bee)
Post todo



Forest Sword es el proyecto tras el que se esconde un tal Matthew Barnes y que debuta este año con 'Dagger Paths', tras haber lanzado un EP en 2009.

No exagero si les digo que este álbum me resulta tan imprescindible y trascendental para cualquier género musical que lleve con un "post" delante, como lo fueron en su momento otros disco emblemáticos como 'Spiderland' de Slint o 'Laughting Stock' de Talk Talk para el nacimiento del post rock en los inicios de los 90s.

Forest Sword ha sido capaz de encontrar un nexo de unión entre géneros tan dispares como el dubstep (tan en alza en esta época), el drone, el dub o el lo-fi, con el hundido y despreciado post rock, dotando el proyecto de personalidad propia. Por eso no es de extrañar que en "Hoylake Misst" aparezcan punteos de guitarra más propios de las BSO de Morriconne entre percusiones marciales y efectos sonoros aquí y allá; o que en "Miarches" y "Glory Gongs" los sampleos vocales nos recuerdes al Burial más enfermizo y oscuro. En serio, escuchar una canción de dubstep, con ritmos de dub jamaicano, punteos de western-guitar, sampleos de vocal soul y todo con tranquila parsimonia... eso no tiene precio.

Todo vale en 'Dagger Paths'.

LO MEJOR: Tantos estilos juntos, tantas influencias y sonar a la vez tan... fresco y cotidiano.

LO PEOR: Dejarse fuera de setlist en single "Rattling Cage".

UNA CANCIÓN: "If You Girl"









EMERALDS
DOES I LOOK LIKE I'M HERE?
(Mego)
Pop Hipnagógico.



Una alucinación hipnagógica es aquella alucinación auditiva, visual o táctil que se produce poco antes del inicio del sueño y que expresa una situación de tránsito entre la vigilia y el sueño. Este concepto, acuñado en la revista The Wire, es idóneo para explicar el camino de muchas bandas de corte electrónico que purulan a nuestro alrededor, tales como Fuck Buttoms, These New Puritans, Solar Bears, Oneohtrix Point never o Emeralds, uno de los exponentes más interesantes de este movimiento, que aboga por el desbordamiento instrumental a través del trabajo manual, los instrumentos analógicos y con la mirada puesta fijamente en los grandes progresivos alemanes de los 70s, tales como Cluster, Klaus Schulze o Tangerine Dream, entre otros.

Emeralds son tres chicos de Cleveland que nacieron como banda en 2006 y con una discografía que se extiende a unas 40 obras, entre grabaciones amateurs, tapes y otras rarezas, casi todas disponibles en la red.

Tras fichar con Mego (por cierto mi sello discográfico favorito del año, de largo) editaron el notable 'What Happened', pero ha sido con su continuación, 'Does It Look Like I'm Here?', cuando han conseguido el reconocimiento de unos pocos, tampoco nos engañemos. Para ello en su nueva obra han reducido el minutaje de las canciones acercándolas al formato tradicional de canción y dado especial atención a la melodía, donde el papel de la guitarra de Mark McGuire (que me recuerda horrores a Mike Oldfield) tiene un papel trascendental. Emeralds dan una lección de electrónica pastoral, space rock e incluso avant-garde, llegando incluso a superar en ocasiones las aportaciones de sus referenciadas influencias: estoy seguro que a día de hoy Edgar Froese mataría por sacar una canción con Tangerine Dream la mitad de buena que "Candy Shoppe" o "Does It Look Like I'm Here?". Impresionantes.

LO MEJOR: Redescubir el amor perdido que tenía por la electrónica progresiva de los 70 a través de un disco tan bien hecho como éste.

LO PEOR: Hay canciones que resultan mero relleno.

UNA CANCIÓN: "Does It Look Like I'm Here?"









ONEOHTRIX POINT NEVER
RETURNAL
(Mego)
LSD Ambiental, Hauntology



Hauntology, musicalmente hablando consiste en conjurar fantasmas sonoros de un pasado perdido para reubicarlos en un contexto nostálgico, más próximo a la ensoñación que al revival. No te has enterado del todo de qué he querido decir, ¿verdad? No pasa nada.

Coge tus cacos y pon 'Returnal'. Suena "Nil Admirari" y te sientes aterrorizado y apabullado ante el exceso de noise con el que se abre esta brutal maravilla creada por un mago llamado Daniel Lopatin. Entra "Describing Bodies" en acción en tus oídos, como un fluir y de repente tu mente se activa (o desactiva) a cada nota que resuena en tus oídos. Casi cuando quieres darte cuenta de tu estado hipnagógico (ahora sabemos lo que es) ya ha pasado "Stress Waves" y te encuentras escuchado "Returnal", el momento pop del disco y único descanso para el oyente que si avispado reconocerá la voz de Karin Dreijer (The Knife o Fever Ray). Ya has escuchado el 50% del álbum y ni te has percatado de ello. Escuchar 'Returnal' es como navegar en un océano lisérgico dentro de tu propia habitación.

Es casi imposible describirte los ocho cortes del disco. Es una experiencia tal sobrenatural, tan drogadictiva, tan alucinógena que cada uno puede percibir e interpretar la música de Oneohtrix Point Never de una manera diametralmente distinta a la mía. No estamos hablando de música, hablamos de emociones creadas por la acción de sonido en nuestro cerebro.

Tras escuchar esta obra maestra ¿Has entendido qué es el Hauntology? ¿Tienes palabras para describir lo que acabas de sentir? Bueno, a mí se me ocurre una, quizás no sea la más culta pero refleja bien lo que siento: A CO JO NAN TE.

LO MEJOR: La experiencia sonora.

LO PEOR: Salir corriendo horrorizado al escuchar el radical primer tema. Aguanta, vale la pena.

UNA CANCIÓN: "Returnal", por ser la única canción al uso que tiene el álbum.









STANDSTILL
ADELANTE BONAPARTE
(Buena Suerte)
Pop-Rock campeón del mundo.



Muchas cosas han cambiado en Standstill durante sus 12 años de carrera. Lejos quedan ya aquellos discursos hardcores de 'The Tide' y 'The Ionic Spell', que fueron sustituidos por el rock sólido de ‘Standstill’, ya abrazando la lengua materna, y que ampliaron sus horizontes hasta límites inimaginables con 'Vivalaguerra'. 12 años que no han servido más que para madurar la que creo es la mejor banda española que haya conocido nunca y una de las mejores del panorama internacional.

Superar el calado de ‘Vivalaguerra’ era difícil. ‘Adelante Bonaparte’, de hecho no supera a su antecesora, ni lo pretende. Es una obra absolutamente independiente y autosuficiente, una joya materializada en un triple EP que desarrolla una obra conceptual o, en palabras del propio Eric Montefusco, "una fábula circular en tres partes", cada uno de ellas, independiente y a la vez complementaria del anterior, girando en torno al ficticio personaje semiautobiográfico "B."

El primer Ep, subtitulado "Algunos recuerdos significativos de B.", arranca con el comienzo más devastador que he escuchado en mi vida. Imposible retener las lágrimas ante "Todos de Pie", cuyo estribillo, casi un año después de su edición sigue emocionándome como el primer día. "Hombre Araña" es otra obra maestra hecha canción, que nos transporta de la manera más sutil y sencilla a la infancia perdida, tema en el que se reincide en "La familia inventada". Con la radioheadniana "Vida normal" y tras varias transiciones instrumentales, llegamos al siguiente plato fuerte, "Adelante Bonaparte I", la felicidad y el optimismo hecha canción. Sin palabras.

El segundo EP, "B. pasa de querer comerse el mundo a esconderse en una pequeña parcela", abre con "Adelante Bonaparte II", abrazando el pop de cámara, para adentrarse en la fase más oscura del álbum, de difícil escucha pero igual valía, hasta desembocar en otra cota de álbum, una asfixiante "Moriréis todos los jóvenes", con un final simplemente antológico.

"El corazón de B. despierta", tercer Ep, es el más esperanzador de los tres, es más abierto al pop y también el más irregular en cuanto a contenido. "Cuando ella toca el piano", pese a su belleza intrínseca, roza peligrosamente lo cursi, mientras que "Elefante", acusa su minimalismo en exceso y provoca cierto tedio en el oyente. Pese a ello, canciones como "Hay que parar", con unos arreglos de xilófono espectaculares o "Ayer soñé contigo" consiguen mantener el pabellón alto, hasta llegar a un epilogo final, con "Canción sin fin", una versión alternativa a "Todos de Pie", pero con una temática diametralmente opuesta, mucho más esperanzadora y vitalista.

'Adelante Bonaparte' es un extraordinario regalo para el oyente. Un acto de contrición musical y emocional conmovedor. Un salto al vacío sin red. Y sí, es una obra imperfecta también: tan imperfecta como la vida misma puede llegar a serla.

LO MEJOR: Que son españoles. Deberíamos estar orgullosos de ellos más que de la selección española de fútbol.

LO PEOR: Que dejen de sacar discos.

UNA CANCIÓN: "Todos de Pie"