miércoles, 29 de septiembre de 2010

INTERPOL "Interpol" (Matador)

Interpol han decidido poner el piloto automático. Después de 4 álbumes a sus espaldas parece que sus ansias por avanzar en pos de nuevos caminos va diluyéndose progresivamente al igual que la calidad de sus nuevos trabajos. No me malinterpreten, "Interpol" no es ni mal disco ni una obra que avanza sin remedio a base de tópicos, incluso hay quien ve en él su álbum más díscolo y anticomercial. Bueno, no sabría decir.
Lo que sí tengo claro es que el grupo comandado por Paul Banks parece resignado a ocupar su puesto de "grupo para fans" y ha aceptado las exigentes críticas que asolaron "Our love to Admire" (Capitol,2007) , donde muchos no acertaron a comprender los interesantes caminos que allí se señalaban para un futuro cada vez más inviable.

Así, este álbum parece dar "dos de cal y una de arena", intercalando esas pequeñas necesidades de hacer algo diferente ("All of The Ways", "The Undoing", "Memory Serves") entre canciones mucho más continuistas. No en vano, ellos mismos anunciaron que iban a volver a los orígenes de la banda, un recurso muy utilizado para llmar la atención de los fans espantados con el disco alterior.

Dicho esto, hay que decir que la gran paradoja del disco, y que lo diferencia diametralmente de anterior y superior trabajo, es que las canciones que mejor funcionan son las que suenan menos arriesgadas, a saber "Lights", "Barricades", "Try It On" o "Always Malaise".

Total, que lo que nos brinda Interpol es un puñado de buenas canciones con su sello de toda la vida, acompañadas con otras, más extravagantes que acallen un poco a los que piensen que esto es más de lo mismo. En resumen, si siguen con esta falta de pretensiones, dudo que la banda de para mucho más, sinceramente.

Mañana tendré la oportunidad de verlos en Sevilla, en el Estadio Olimpico, actuando como teloneros de U2, una banda con la que pueden empezar a ir compartiendo alguna similitud más que la de compartir el cartel.

NOTA

LO MEJOR: La solvencia del grupo para sacar discos siempre más que dignos.

LO PEOR: La falta de afán de superación.