sábado, 19 de febrero de 2011

RADIOHEAD - THE KING OF LIMBS


RADIOHEAD

THE KING OF LIMBS

XL, 2011.

"Radio...fórmula"




Hasta el pasado domingo, lo único que sabía de Radiohead era lo que llegaba a mis oídos, como cuenta gotas, sobre el proceso de grabación de su nuevo álbum. Por un lado decía que si estaban tomando caminos nuevos y motivantes y que la banda sonaba totalmente distinta... Luego que si estaban pensando en borrar todo lo conseguido y empezar de nuevo desde cero.... Y de repente nos salen con un nuevo álbum en un anuncio sorpresa es lunes para descargar en 5 días escasos. ¡Zás, en toda la boca!

¿El disco? 'The king of Limbs'. ¿Formatos? Por descarga directa previo pago o en versión newspaper, la primera de la historia, de lujo, con Cd y doble vinilo. ¿Newspaper? ¿Eso qué es? mejor no preguntes y cómpratelo, que sea lo que sea es la primera vez que sale esto y seguro que será objeto de coleccionista. ¿El tracklist? Aaaah, ¡Sorpresa! nadie la sabe, pero parece que será una evolución lógica del sonido de la banda. Mierrrrda, nunca fui muy bueno estudiando lógica, así que a saber lo que habrán querido decir con ello.

Total, que cuando contabas ya las horas, minutos y segundos, aparece una notita de Ed O'brien en la web de la banda apiadándose de los fans y adelantando unas horas el lanzamiento del álbum. ¡A descargar se ha dicho! Y para rematar cuelgan el vídeo de su primer adelanto "Lotus Flower", en blanco y negro, con un Thom Yorke con media melena y bombín hasta arriba de pastillas y con un bailoteo epiléptico que mataría (otra vez) de envidia a Ian Curtis.

El caso, una semanita intensa donde se ha levantado mucho ruido, pero que a la vista del resultado final, encontramos poquitas nueces. Y es que 'The King of Limbs' sintetiza toda su capacidad para sorprender en lo que os acabo de contar en los párrafos anteriores. Tras escuchar detenidamente el álbum uno no puede sino pensar que estamos ante más de lo mismo, un producto continuista, con ligeros pero intrascendentes cambios, pero definitivamente menos avispado y acertado que discos anteriores de la banda.

Comienza "Bloom", a mi entender la única canción que, pese a ser heredera del sonido 'Kid A', muestra mayores aportaciones sonoras, gracias a un crescendo final muy bueno, donde los bellos arreglos de cuerda y trompeta se tiñen de psicodelia y jazz, creando una amalgama sonora de gran belleza. No sé qué tiene "Morning Mr. Magpie" me recuerda irremediablemente al 'Sgt. Pepper' de The Beatles, quizás sean sus toquecitos arabescos. El corte posee una excelente producción, pero carece de gancho y termina dando la sensación de ser una canción que pudo ser algo grande, pero se quedó en el camino. Este defecto es igualmente perceptible en "Little by Little": interesante comienzo, buen ritmo, gran ambientación, luego repetición sin argumentos y poco más. Pero la palma se la lleva "Feral", enésimo ejercicio de electrónica abstracta de la banda, innecesaria, reiterativa y mediocre; parece sacada de los desperdicios de 'Amnesiac'. ¿Acaso no aprendieron anda de los errores de 'Hail to the Thief'?

El momento más luminoso y asequible de 'The King of Limbs' viene con "Lotus Flower", no sólo por ser el único tema con un estribillo evidente sino por ser de los pocos cortes que saben ir al grano y no difuminarse tras el primer minuto de escucha. Sin embargo, "Codex" nos devuelve a la realidad con una aburridísima balada marca de la casa sostenida sobre el piano de Thom Yorke. Obligado momentazo de aflicción que continúa con "Give up the Ghost", ahora a guitarra acústica, que escapa de la quema gracias a un bellísimo final y la sencillez que desprende. Gran canción. El disco se cierra con "Separator", una canción de tono épico, enmarcada en una batería en loop, que no me termina de convencer pese a sus intentos por dar un final emotivo y trancendental al disco.

En definitiva, 'The king of Limbs' es el disco más flojo firmado por Radiohead desde que debutaran hace casi 20 años con 'Pablo Honey'. La reiteración de un sonido ya bastante agotado y, lo que es más preocupante, la falta de canciones de peso convierten este disco en una decepción. No soy de los que piensan que una banda está obligada a reinventarse a cada disco, eso es imposible, pero sí soy de los que creen que una banda tan grande está obligada a dar más de lo que ofrecen aquí en estas 8 canciones de escasos 38 minutos.

Sin embargo, tampoco hay que ser tremendistas: 'The king of Limbs' no es en ningún caso un mal disco. las sucesivas escuchas nos ayudan a sacarle mucho jugo a este álbum, extrañamente adictivo y enigmático. Además, pese a sus defectos y carencias, muchas de sus canciones, contienen momentos alto nivel (los minutos finales "Morning Mr. Magpie" o "Give up the Ghost" son realmente buenos, por ejemplo). Simplemente, hablamos de Radiohead, así que esperamos mucho más de ellos.

Por cierto, "Separator" culmina con una frase que podría esconder mucho sobre el futuro inmediato de la banda: “if you think this is over then you’re wrong”. Teniendo en cuenta lo poco generoso que ha sido el tracklist del disco y la cuantiosa cantidad de canciones, rodadas en los conciertos, y que se han quedado fuera, no descarten otro álbum en breve. Ya lo hicieron con 'Amnesiac' y con el 2º Cd de 'In Rainbows'. Aún así, me da que los días que gloria de esta banda están acabándose. Ojalá me equivoque y estemos simplemente ante un disco de transición.

LO MEJOR: Que es un disco extraño, oscuro, minimalista y adictivo.

LO PEOR: El estancamiento de la banda en su sonido Post- Kid A y la falta de canciones "de peso".

UNA CANCIÓN: "Bloom"






OTROS DISCOS DE RADIOHEAD...


PABLO HONEY
Parlophone, 1993.


Radiohead debutaron con este disco de rock desenfadado e ingenuo, de desacertado título, que será recordado casi exclusivamente por contener su mayor y más recordado hit: "Creep". A día de hoy reniegan totalmente de 'Pablo Honey'. Lo cierto es que el descarado tributo del grupo a grupos como U2 o Pixies no jugaba a su favor. Aún así, "You" o "Prove Yourself" merecen ser salvadas de la quema. Quién iba a pensar lo que darían de sí después.


THE BENDS
Parlophone, 1995


Un paso a delante, pero de los grandes. Radiohead consigue parir un disco de Rock, con mayúsculas, ya con Nigel Godrich a los mandos de la nave. Destellos de rock rabioso en "The Bends", "Bones" o "My Iron Lung", con magníficos arreglos y pequeños pinitos con la electrónica, mezclado con baladones antológicos donde Yorke adquiría ese rol de plañidero para la eternidad. Imposible escuchar el tándem "High & Dry", "Fake Plastic Trees", "(Nice Dream)" y "Street Spirit" sin tener el corazón en un puño. Se hicieron mayores de golpe.


OK, COMPUTER
Parlophone, 1997.


Radiohead tocó el cielo con esta obra oscura y melancólica, considerada una de las piezas más influyentes de los 90s. 'Ok Computer' es una oda cínica y pesimista sobre el capitalismo, la tecnología y la alineación humana. Nunca antes un disco de rock sonó tan marciano y arrebatador. El rock se torna futurista y poliédrico, entre capas y capas de arreglos y una desbordante capacidad para emocionar. Un disco perfecto, irrepetible e imposible de superar... ¿o era posible?


KID A
Parlophone, 2000.


'Kid A' sintetiza en 10 canciones la capacidad del grupo para sorprender, innovar y superarse a sí mismo. Lejos de amedrentarse por el impacto de 'Ok Computer', decidieron salir por la tangente con un disco arriesgadísimo y diametralmente distinto, pero rebosante de genialidad y que dejó a medio mundo boquiabierto. IDM, Drum´n´Bass, Free Jazz, pop orquestal, psicodelia rock... Algunos dirán que no inventaron nada, pero consiguieron que lo que otros inventaron sonara glorioso. Música del siglo XXI. Irrepetible.


AMNESIAC
Parlophone, 2001.


Nacido de las sesiones de grabación de 'Kid A', supuestamente como un disco distinto e independiente (discrepo, la verdad) este disco supone una vuelta de tuerca más dentro del giro adoptado por la banda. Menos conceptual, aunque definitivamente más inaccesible, 'Amnesiac' intercala algunos de los momentos más experimentales de la banda ("Pulk/Pull Revolving Doors", "Like Splinning Plates"), con otros de extremada belleza y lucidez ("Pyramid Song", "Knives Out"), encontrado hueco incluso para incursiones en el jazz. 'Amnesiac' es como una noche sin luna.


HAIL TO THE THIEF
Parlophone, 2003.


Radiohead seguían rescatando canciones de las sesiones de sus anteriores discos, que quedaron retratadas junto a algunas nuevas en este álbum, inevitablemente irregular y reiterativo, que lucha por aunar el presente y el pasado de la banda y termina por perderse en terreno de nadie. Pese a todo, contiene un puñado de perlas de gran valor. El genial inicio con "2+2=5", se baladón a piano que es "Sail to the Moon", la furia de "Myxomatosis", el rescate de "A Wolf at the Door" o "There there" justifican de largo este disco.


THOM YORKE
THE ERASER

XL, 2006


Thom Yorke debutaría con este disco, dando rienda suelta a toda esa obsesión enfermiza por el procesamiento electrónico de las canciones, las máquinas y los loops, que a la postre resultó ser una obra muy superior a la anterior de Radiohead y demostraba que la sombre de Yorke era muy alargada. 'The Eraser' es siniestro hasta decir basta, empezando por la excelente portada del álbum y terminando por las canciones.


IN RAINBOWS
XL, 2007


El disco que será recordado para la eternidad por su lema "paga lo que quieras por él", supuso una grata sorpresa para todos los que pensábamos que Radiohead estaban acabados. Disco lifting, que quitaba 10 años a la banda, de golpe y porrazo, y los acercaba como nunca antes al Pop. Una antológica colección de canciones, ("Bodysnaters", "Jigsaw falling into polace", "reckoner", "Nude") que conforman el disco más bello y adsequible de la banda y lo convertían en el favorito de gran parte de los seguidores de los de Oxford.