lunes, 19 de febrero de 2007

THE KLAXONS "MYTHS OF THE NEAR FUTURE" (Polydor)



New Rave. Esta es la palabra clave que vas a encontrarte en el 90% de las reseñas que hablen del debut de The Klaxons. Te contarán que son la punta de lanza de un nuevo revival musical (sí, ése, el de la palabreja que acabo de nombrar) y que junto a ellos viene una importante trouppe de grupos. Sí, te hablarán de un dúo noruego llamado Datarock, The Presets, Shitdisco, New Young Pony Club y Simian Mobile Disco, pero la mayoría, si no todos, no te sonarán. Justo en ese momento te preguntarás qué cojones es el New Rave, pero tranquilo, sigue leyendo la reseña que tengas entre tus manos o delante de tu pantalla y verás como tarde o temprano te lo terminan explicando. Lo acabas de leer ¿a qué sí? Pues nada, ya sabes que es una etiqueta más que se han inventado los críticos ingleses para denominar un estilo que venir a aunar el acid house y el dance rock-punk de finales de los 80 y principios de los 90. Para que nos entendamos: ser new rave no es más que tener un sonido similar al que hoy día tienen grupos como The Rapture o LCD Soundsystem, trasladarlo a Europa y unirle cierto perfomance estético underground, con mucho fluorescente, mucho smiley y, en general, gusto hortera (si aún no te lo imaginas del todo mira la web del grupo y ya no tendrás dudas). Pues nada, como ya sabemos lo que es el new rave y que grupos están ahora montados en este tren, nos centramos en la puesta de largo de los cabecillas: The Klaxons.

Hicieron falta solo dos canciones, incluidas en su EP debut Xan Valleys (Modular, 2006), para que la música de The Klaxons se extendiese de una punta a otra de las Islas. La primera, “Atlantis To Interzone “, una hipotética reinterpretación del Swástica Eyes (Primal Scream) en manos de P.I.L.; la segunda, la incombustible “Gravity’s Rainbow”, himno punk de escasamente 2 minutos y medio con un final de infarto. En definitiva: dos pelotazos revienta pistas. “Four Horsemen of 2012” (chirriante y brutal, cercanísima al sonido que Liars imprimieron a su primera obra) y una versión del clásico de Kicks like a Mule “The Bouncer” (mas influencias rave que añadir) completaban dicho EP. Más tarde llegaría otro sencillo y nuevo éxito con “Magik”, otra hilarante descarga de pop sucio sin complejos. La cosa prometía así que este larga duración del trío inglés no se hice esperar.
Myths of the Near Future (Polydor) irrumpe con fuerza en 2007 y desde luego no defrauda. Además de los temas ya conocidos, se incluyen otros 7 aciertos más que curiosamente se alejan del sonido dance predecesor. Gracias a una excelente producción, de la mano del productor James Ford (mitad pensante de Simian Mobile Disco), Klaxons amplían su abanico sonoro y nada más comenzar el álbum golpean duramente con “Two Receivers”, una pieza con mucha especia progresiva. Sí, porque si hay algo que destaca ahora es que las canciones ganan en influencias más cercanas a los 60s-70s que al movimiento rave (no me extraña que renieguen constantemente de la etiqueta, no se la merecen). “Totem on the Timeline” “As Above, So Below” o “Isle of Her” son temas cargados de psicodelia desenfrenada y provocativa. “Forgotten Worlds” recuerda por momentos tanto al desaparecido Syd Barret como al sonido Canterbury. Teclados retros, baterías rabiosas, bajos rítmicos prominentes, juegos de voces… puesto a poner etiquetas, la de Psicodelia punk le viene perfecta. Por si todo esto no fuera suficiente, el álbum nos regala otros dos potentes singles como “Golden Skans”, otra apoteósica maravilla pop de coros gloriosos, y “It's Not Over Yet”.
En definitiva: un discazo. Myths of the Near Future es uno de los debuts más inteligentes, enérgicos y disfrutables que han salido del las islas en los últimos años. ¿O esperaban que este mèrito se lo iban a adjudicar grupos como Franz Ferdinand o Artic Monkeys? ¡Venga, por favor!

LO MEJOR: Todos los "momentazos" que atesora.

LO PEOR: La etiqueta les hará daño y el ser elegidos como otro grupito hype, también.