viernes, 20 de abril de 2007

DNTEL "DUMB LUCK" ( Sub Pop)

Teniendo en cuenta que Jimmy Tamborello es la persona responsable de dos de los trabajos más bellos que ha dado esta primera década del nuevo siglo, la mayoría de acérrimos seguidores del compositor americano (entre los que me incluyo) tenían puestas muchas esperanzas en su nuevo trabajo como Dntel, tras 6 años desaparecido. Lejos queda aquella gema indietrónica llamada “Life is Full of Posibillities” (Plug Research, 2001), obra resucitada ahora que BMW haya incluido “Umbrella” en su nuevo spot. Gracias a este disco comenzaría a germinar una buena amistad con el líder de Death Cab for Cutie, Ben Gibbard, con el que emprendería dos años más tarde el proyecto paralelo The Postal Service, como catalizador donde desahogar los instintos pop más ocultos de ambos. Sin duda, aquel “Give It Up” (Houston party, 2003) fue todo un acierto.

Muchos años de inactividad de Dntel, que no de Tamborello, embarcado en constantes trabajos de remezcla, producción… sin contar con la aparición en 2006 de su alter ego James Figurine. Curiosamente este trabajo, “Mistake Mistake Mistake Mistake”, comparte muchas similitudes con “Dumb Luck”. Ambos tienen la dudosa cualidad de dejarte con la miel en los labios, sobre ambos pesa cierto aire de decepción.

Pese a que este nuevo trabajo viene arropado por interesantes colaboraciones - Jenny Lewis (Rilo Kiley), Edward Droste (Grizzly Bear), Valerie Trebeljahr y Markus Acher de Lali Puna, Fog o Conor Oberst (Bright Eyes), entre los más destacados-, que cumplen perfectamente, junto con una adornada y solvente producción (no se puede negar lo evidente), le falta lo más importante: buenas canciones, o como diría el cachondo de Austin Powers, el “mojo”. Durante los 40 minutos escasos de minutaje uno no hace más que preguntarte dónde han quedado atrás aquellos arrebatos de micro-electrónica que le hicieron tan famoso, la oscuridad trip hop de canciones como “Anywhere Anyone”, los desvaríos ambient lujoso… no queda prácticamente nada en esta nueva aparición de Dntel. Solo 9 canciones que sufren demasiado la resaca pop de The postal Service, sin la misma chispa ni desparpajo, moviéndose en tierra de nadie, negando la belleza experimental que hizo famoso el proyecto cabecera de Tamborello, que sólo parece reconocerse en el tema homónimo o principalmente en “To A Fault”, atesorando el momento instrumental más inspirado, dentro de tanta sobriedad inoperante.

Tras mucho meditar, al final siempre me quedo con la misma sensación: bonito, sí, pero totalmente intrascendente.

LO MEJOR: Grizzly Bear
LO PEOR: poco bagaje tras seis años sin Dntel.