jueves, 10 de mayo de 2007

BEN FROST "THEORY OF MACHINES" (Bedroom Community)



Probablemente no te suene demasiado el nombre de Ben Frost. Hasta hoy era un completo desconocido, pero gracias a la publicación de su segundo trabajo, "Theory of Machines", está llamado a convertirse en un referente fundamental dentro de la música electrónica actual. Líder del grupo School of Emotional Engineering – proyecto de electrónica industrial de sonido parejo al de NIN o Swans, este australiano de 26 añitos, afincado en Reykiavik (Islandia), dio sus primeras señales de vida inteligente gracias a la remezcla realizada a “Desired Constellation”, tema de Björk incluido en "Medulla" (One Little Indian, 2004). Por aquel entonces ya tenia editados dos trabajos, a día de hoy inencontrables: el mini Lp “Music For Sad Children” (2001) y su debut en largo oficial “Steel Wound” (Room40, 2003), además del debut con su grupo en 2004.

Frost representa el icono de artista vanguardista como nadie, capaz de cohesionar la experimentación sonora de sus trabajos con el performance visual, incluso llegando a colaborar con otros artistas australianos para dar a luz proyectos como Cicada (recomiendo visitar). Precisamente esta forma de entender el arte como unión indivisible del sonido y la imagen dota un carácter aún más atemorizante y trascendental a su segundo álbum (la sesión fotográfica realizada para el diseño de disco, con Frost colgado de pies y manos al techo en una sala de operaciones quita el hipo).

Grabado en los estudios Greenhouse de Reykiavik y con la colaboración en la producción de Valgeir Sigurðsson, "Theory of Machines" se alza como una descomunal obra, donde convergen casi todas las tendencias actuales dentro del género. No hay ruptura en "Theory of machines", sino coherencia, análisis y consecuencia. La capacidad para sintetizar la obra de artistas magnos como Tim Hecker, Fennesz, Max Richter, Pan Sonic o Jóhann Jóhannsson, manejando con una maestría insultante la manipulación analógica, el noise turbulento, los ecos industriales… uno se ruboriza al presenciar los casi diez minutos del track inicial, con un crescendo furioso, bajo el pilar de notas sueltas de piano en bucle incansable, hasta romper en un arrebato rock propio de bandas cercanas al post rock. Pasajes siniestros, agresores en “Stomp”, de un minimalismo irritante, dónde tienes la certeza a cada segundo de que algo grande va a pasar; el space ambient de “We Love You Michael Gira” desembocando en la brutalidad de “Coda” (bofetada sin mano a Nine Inch Nails), para terminar en el autismo hipnotizador del la neoclásica “Forgetting You is Like Breathing”. Realmente no sé si el Sr. Frost es consciente de la magnitud de una obra tan apabullante. "Theory of Machines" resulta inabarcable. La pesadilla apocalíptica de Trent Reznor hecha realidad. A sus pies.

LO MEJOR: “Theory of Machines”, el track.
LO PEOR: va a pasar desapercibido en casi todos sitios. Para minorías.

3 comentarios:

Manu ™ dijo...

exare buenos ratos leyendo por aqui

KILLER ON THE ROAD dijo...

Tan entusiasta crónica ésta como la de http://www.heineken.es/music/articulo.asp?id=3898 me lleva a buscar don desespero el disco, no sea que me esté perdiendo algo.

dancing with the eskimo

Anónimo dijo...

Ciertamente el disco es un excelente trabajo, sencillo en su constitución (simplicidad aparente de medios) y a la vez magno en su contenido (fotos y texto expresivo, por no hablar de los ambientes sonoros mejor conseguidos o que a un servidor más le han gustado en mucho tiempo). Supone un notable pero coherente paso desde Steel Wound (ahora reeditado y disponible)donde principalmente trabaja con y desde la guitarra.
También ha colaborado, entre otros, en el nº 7-9 de The Journal of Popular Noise, junto a Bora Yoon, un bonito trabajo gráfico (con triple vinilo 7") que merece la pena tener en las manos.
No estoy de acuerdo con que su trabajo o el artista pasen desapercibidos. Creeme, no es así. Tampoco aparecerá fácilmente en TV o tocará en el FIB. No estaría mal que siguiese su linea de trabajo; no es él el que se tiene que tiene que buscar al público. Lo que hace está muy bien hecho. Si no nos damos cuenta es cosa nuestra. Javier, de burgos.