lunes, 5 de febrero de 2007

CLAP YOUR HANDS SAY YEAH "Some Loud Thunder" (Wichita/Sinnamon)



Hace sólo dos años nadie los conocía, no tenían discográfica, eran un grupo más con muchas ilusiones, una Web homónima y muchas ganas de salir adelante. Poco a poco el boca a boca funcionó y tras unas 30.000 copias autoeditadas vendidas llegó un sello que confiaba en ellos (Wichita) y la correspondiente presentación al mundo entero. El resultado: uno de los debut más sugerentes e interesantes de 2005. Clap Your Hands Say Yeah!, quinteto americano liderado por Alec Ounsworth, ofrecía mucho descaro, varios hits de esos que enganchan y no dejan de repetirse en tu cabeza (“The Skin O My Yellow Country Teeth”, “Heavy Metal” y sobre todo “Is This Home On Ice”) y la carisma de un Ounsworth, cuyas letras políticamente incorrectas eran articuladas por una voz a medio camino entre David Byrne, Gordon Gano y un Tom Yorke pasado de rosca, o sea, casi nada. Por todo, no quisieron perder el tiempo y se recluyeron en el estudio para dar forma a su segunda obra, “la difícil", si tiramos del topicazo. Pues bien, “Some Loud Thunder” tiene pinta de convertirse en uno de los discos incomprendidos de este año. Confiando los mandos de la nave, al productor Dave Fridman, sin duda uno de los mejores productores del momento, CYHSY se pasan al lado oscuro y abandonan la pista de baile para obsequiarnos con un disco difícil, irregular, distinto. Hay que rebuscar mucho para encontrar algún hit radiable, aunque cuando se encuentra (“Yankee Go Home”, “Satan Said Dance”) la recompensa es generosísima. Desde la pista inicial que presta su nombre al álbum, un desquiciado y genial homenaje a Talking Heads, hasta la pastoral “Five Easy Pieces” presenciamos un viaje lisérgico por la mente de un grupo en busca de su identidad. El disco desprende una belleza inusual e inesperada, reflejada en temas de extremada belleza como “Underwater (You & Me)” y “Goodbye To Mother And The Cove”, las joyas del disco, de guitarras hipnóticas y ecos ensoñadores. Pero también hay momentos menos afortunados, victimas de una obra de exceso, de vaivenes, demasiado emocional. “Arm And Hammer” suena apresurada, podría ser un descarte para cualquier otro grupo, y “Love Song No. 7” no termina de emocionar pese a sumergirnos en una montaña rusa de sonidos de circenses arreglos.

CYHSY han preferido el riesgo al continuismo, y puede que lo paguen caro. Por lo pronto están cosechando bastantes palos y no paran de aparecer quienes aseguran que “el difícil segundo álbum les ha superado”. Es una pena que así se premie el riesgo. Puede que todos los que disfrutaron con su debut se sientan decepcionados al escuchar estas 11 nuevas canciones, pero si se acercan a “Some Loud Thunder” sin prejuicios y con paciencia les aseguro que no se arrepentirán.

LO MEJOR: El deseo de no encasillarse y hacer algo diferente, aún cuando nadie se lo pedía.

LO PEOR: El resultado se antoja muy irregular: algunas muy buenas canciones, otras poca cosa.